Teorías que explican la adaptación al esfuerzo

En anteriores post hablamos del fenómeno de la adaptación, mediante el cual nuestro organismo mejora a través de la aplicación de estímulos planificados y mantenidos en el tiempo. Hoy hablaremos sobre las teorías que sustentan esta manifestación.

Dentro de los estudio referidos a la adaptación del organismo al esfuerzo, las principales teorías explicativas serían las siguientes:

  • Ley del umbral o de Arnold- Shultz.
  • Teoría del síndrome general de adaptación.
  • Teoría de la supercompensación.

En mi opinión, estas teorías no se contradicen entre sí, sino que se complementan para explicar cómo se llevan a cabo estos mecanismos adaptativos. Vamos a explicarlas brevemente.

  • Ley del umbral o de Arnold- Shultz

Antes de meter el diente a la explicación, definamos el concepto de umbral: “capacidad básica o desarrollada por el entrenamiento que va a condicionar el grado de intensidad de un estímulo”. En el desarrollo de la condición física los estímulos vienen determinados por las cargas de trabajo a realizar o los ejercicios físicos propuestos.

De esta forma, en cada persona tendremos un umbral de intensidad mínimo a partir del cual, cualquier actividad que lo sobrepase creará una serie de reacciones en el organismo, tendentes a la creación de adaptaciones. Entonces, necesitamos un estímulo que supere ese umbral mínimo para conseguir que nuestro organismo genere esos ajustes de mejora. Lo vemos en el siguiente gráfico, obtenido en el portal www.agrega.educacion.es .

Ley_del_Umbral

Observamos que existe también un umbral de máxima tolerancia, el cual una vez superado no se obtienen los beneficios, aumentando además el riesgo de producir lesiones. Si el estímulo llega al límite del umbral mínimo sin sobrepasarlo, podría producir adaptaciones si son repetidos un número considerable de veces.

Un punto importante a conocer es que, a medida que el individuo mejora su condición física, el umbral de excitación se va elevando, por lo que iremos necesitando estímulos progresivamente mayores para mantener estas mejoras. Esto implica un conocimiento en la dosificación y valoración de las cargas para trabajar dentro del umbral óptimo que produzca mejoras.

  • Teoría del síndrome general de adaptación

Se trata de una teoría descrita por el endocrinólogo canadiense Hans Selye a través de estudios e investigaciones acerca de diferentes enfermedades. Observó que los pacientes, indistintamente de la enfermedad que tuvieran, atravesaban las mismas fases en su respuesta hormonal a la enfermedad. Estas reacciones tienen lugar cuando el cuerpo se enfrenta a un factor estresante, y el ejercicio físico encaja perfectamente en este concepto.

Selye define el síndrome general de adaptación como “ la respuesta adaptativa y no específica del organismo a toda causa que pone en peligro su equilibrio biológico”. Observa tres fases:

  • Fase de reacción o estado de alarma. El organismo, frente a un factor estresante (en nuestro caso el ejercicio físico) crea una serie de cambios para adaptarse a la nueva situación que ha provocado este agente externo. Nos encontramos un aumento de los sistemas cardiovascular, respiratorio y metabólico como reacción al ejercicio.
  • Fase de resistencia. El organismo, a través de los cambios generados en la fase de reacción, responde de un modo eficaz al estímulo, tratando de mantener las adaptaciones que le permiten hacer frente a la demanda del ejercicio. Cuanto más acostumbrado está nuestro cuerpo a luchar contra un factor estresante, mejor se comportará en esta fase de resistencia.
  • Fase de agotamiento. Cuando las reacciones del organismo ante el estímulo son insostenibles ante el nivel que exige el factor estresante, existen dos opciones: o descansa para retomar el equilibrio biológico, o puede llevar a un estado de extenuación, agotando sus medios de adaptación y de defensa, hasta la muerte.

Utilizando un gráfico, vemos que en la fase de adaptación existe una disminución inicial de la homeostasis corporal, y un reequilibrio posterior que aumenta progresivamente hasta la fase de resistencia, donde nuestro organismo responde eficazmente a las demandas del ejercicio. Por último, la fase de agotamiento en la que debemos descansar para no sobrecargar al organismo.

Síndrome general de adaptación

  • Teoría de la supercompensación

La eficacia del entrenamiento está ligada con la compensación de nuestro organismo tras un esfuerzo. En otras palabras, con los procesos de recuperación, que es el período que transcurre entre dos estímulos.

Tras una carga de entrenamiento, se puede observar una disminución del estado funcional del organismo, lo que conlleva un descenso del rendimiento. A través de la fase de recuperación, se produce un retorno progresivo al nivel funcional anterior y, si la periodización de las cargas es la correcta para permitir este retorno, se consigue una mejora del nivel funcional que se denomina supercompensación. En función de cómo se relacione la carga y la recuperación, podemos encontrar:

  • Acción positiva del entrenamiento: la nueva carga es aplicada durante la fase de supercompensaciones, produciendo nuevas adaptaciones que elevan el nivel.
  • No hay entrenamiento: la nueva carga no se aplica lo suficientemente cerca en el tiempo de la anterior, por lo que produce supercompensación.
  • Descenso del rendimiento: la nueva carga se repite en condiciones de recuperación incompleta lo que provoca un descenso de rendimiento por sobreentrenamiento.

supercompensación positiva

Entonces, nos encontramos que es importante colocar una carga que sea suficiente para suponer un factor estresante ante el cual nuestro organismo se pueda adaptar, sin superar sus posibilidades. Mediante la aplicación programada de esta carga, con una frecuencia óptima y aumentando su intensidad de acuerdo a la evolución de nuestra condición física, conseguiremos estímulos adecuados en el momento correcto, que nos permitirán mejoras sensibles en nuestro estado de forma. Porque un buen entrenador no es aquel que te ofrece ejercicios innovadores que nadie hace, sino el que te explica el modo correcto de ejecutar una secuencia de ejercicios simples con seguridad y personalizando la progresión a tu evolución. Así, seguro que verás resultados!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s